Enfermedades del tomate y bacterias

El cultivo del tomate en un huerto urbano puede verse afectado por diferentes enfermedades y plagas, y pueden arruinar sin duda tu cosecha. Por ello es necesario que conozcas algunas de las enfermedades del tomate más conocidas y aprendas a prevenirlas.

Enfermedades del tomate y bacterias más comunes

Chancro bacteriano del tomate

chancrEl Chancro bacteriano del tomate  también es conocido como Clavibacter michiganensis subsp. michiganensis)

Esta bacteria puede afectar a  aquellas plántulas que presentan ya síntomas de marchitez y muerte.

Puedes detectarlo por que en plantas adultas  las hojas inferiores se marchitans. En el  tallo, en ocasiones se observan chancros oscuros, longitudinales y abiertos que exudar un líquido amarillo cuando realizas un corte longitudinal a su tallo.

En fruto podrás observar que  aparecen manchas en forma de “ojo de pájaro” de 3 a 6 mm de diámetro, con el centro oscuro y halo amarillo.




Mancha negra del tomate

mancha-negra-tomateLa mancha negra del tomate también es conocida como Pseudomonas syringae p.v. tomato

En hojas, se forman manchas negra de 1-2 mm de diámetro y rodeadas de halo amarillo que pueden confluir. En tallo, peciolos y bordes de los sépalos también aparecen manchas negras de borde.

Solo son atacados los frutos verdes en los que se observan pequeñas manchas (de 1 mm) deprimidas. El viento, lluvia, gotas de agua y riegos por aspersión diseminan la enfermedad.

 

Podredumbres blandas

 

Enfermedades del tomateLas podredumbres blandas son también conocidas como Erwinia carotovora subsp. carotovora.

Esta enfermedad penetra por las heridas de la planta y provoca podredumbres acuosas y blandas que suelen desprender  un olor nauseabundo.

 

Roña o sarna bacteriana

Roña bacterianaLa  roña o sarna baceteriana es también conocida como Xanthomonas campestris p.v. vesicatoria

Esta bacteria provoca manchas negras en todas las partes aéreas de la planta..

 

 

Solución para tratar las bacterias en la planta del tomate

  • Utilizar semillas sanas o desinfectadas.
  • Dejar ventilación entre las plantas
  • Tener cuidado al podar para  no provocar heridas
  • Evita la humedad excesiva.
  • Elimina todas las  plantas y frutos enfermos.
  • Usa tratamientos con productos que lleven sustancias como el oxicloruro de cobre, sulfato cúprico, óxido cuproso, etc. o Kasugamicina.



Conoce otras enfermedades del tomate

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail