Se celebra el Día Mundial del Huevo con el incremento en el consumo de huevos ecológicos

Algo está cambiando en el mercado y en la forma de consumir. Quizá quien sea el motor de este cambio de tendencia sean los propios consumidores, más conscientes, más responsables y con una voluntad de ser más sostenible con el entorno. Esto se puede ver en muchos productos pertenecientes a la llamada economía productiva: el aumento en la venta de huevos ecológicos, ahora que se celebra el Día Mundial del Huevo, es un claro ejemplo de ello.

 

Si bien la cifra de venta de productos ecológicos sigue siendo baja y con una gran brecha respecto a otros países europeos, su tendencia se mantiene positiva en los últimos años creciendo de manera constante, en una suerte “de sin pausa pero sin prisas”.

La producción ha crecido de los 30.600 productores que había en año 2014, hasta superar los 34.600 en 2017, según el último informe disponible del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, (MAPAMA), siendo especialmente importante el dato en comunidades autónomas como Andalucía o Castilla La Mancha.

Asimismo, no sólo es la producción lo que aumentaLa producción, la distribución y, por ende, el consumo y el gasto, son factores interdependientes de un mismo sistema. Por mucho que aumente la producción, o la distribución, si no hay consumo, la agricultura o la ganadería ecológica no tendrían sentido ni estarían ocupando un espacio en el debate político del sector agroalimentario.

En este sentido, la distribución juega un papel importante en el acceso a los productos. Si bien, hace pocos años se encontraban los productos sólo en mercados especializados, – por ejemplo, Veritas en Cataluña, NaturaSi en Madrid o Supersano en Valencia -, ahora, grandes superficies como Carrefour o el Corte Inglés, ya disponen de zonas o espacios donde encontrar productos ecológicos. De hecho, la propia Carrefour ya ha abierto supermercados con sólo productos sostenibles.

Esto hace reflexionar sobre cómo está cambiando la forma de consumir así como la forma de producir, dando más espacio e importancia a temas como el bienestar animal. Esto se puede ver claramente en algunos sectores, como el cunícola y, sobre todo, el avícola. Sí, los huevos. Las gallinas no tienen que estar estresadas y deben estar en libertad.

Volviendo al huevo y siguiendo los datos publicados el año pasado por Mercasa, durante 2015, los hogares españoles consumieron una cifra de 6.012,2 millones de huevos, correspondiendo a alrededor de 135 unidades y 18,3€ per cápita. De estos, son los huevos de gallinas los que concentran más de 98% . De 18.1€ que se gastó cada persona en huevos de gallina, 3,3€ fueron a huevos ecológicos.

Así, en nuestro país, según la Interprofesional del Huevo, INPROVO, en España en 2015 existían 125 granjas que representaban el 11% de toda la producción, algo que puede parecer residual, pero está claro que, según se ve en el consumo y en su aumento respecto a años anteriores, la venta de huevos ecológicos, sólo puede seguir subiendo.

Campañas a favor de una alimentación saludable y una vida activa, que aleje a la sociedad del sedentarismo de los últimos años, contribuyen al desarrollo de un subsector de la agroalimentación que crecerá hasta normalizarse y democratizarse en los próximos años.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *