4 Tipos de Abonos orgánicos

En todo huerto que se precie  el abono orgánico es una herramienta más con la que aportamos nutrientes a la tierra de nuestra maceta o terreno para que las plantas crezcan y se desarrollen correctamente.   Un abono orgánico es aquel que proviene de residuos orgánicos o naturales. Pueden ser de origen animal o vegetal.  Son una  alternativa a los abonos químicos, y en muchas ocasiones podemos hacerlos nosotros.

Es  importante saber elegir  qué abonos orgánicos son los más idóneos en cada caso, según las condiciones de nuestro suelo. Influyen favorablemente en la porosidad, estructura, aireación, capacidad de retención del agua, estabilidad etc.

 

Tipos de abonos orgánico

1. Compost

Este tipo de abono orgánico  se obtiene a partir de diferentes restos orgánicos como vegetales, estiércol etc. El compost es sencillo de hacer en casa si guardamos y reutilizamos los restos orgánicos de comida por ejemplo cáscaras de frutas, verduras. El césped cortado y restos de poda también son útiles asi como las heces de animales como vacas, caballos, gallinas, …

Beneficios

  • Es muy buen acondicionador del suelo,

2. Humus de lombriz

Este es el tipo de abono que más nos gusta…bueno creo que también a la mayoría. El hummus se fabrica por las lombrices durante su alimentación. Las especies que se utilizan para crear este abono es  la  “Eisenia foetida” o lombriz roja de California.

Beneficios:

  • Mejora la aireación y capacidad de retención de agua y nutrientes.
  • Mejora la capacidad de germinación de las semillas.
  • Reduce la erosión del suelo.
  • Aumenta la flora microbiana beneficiosa de nuestras plantas
  • Aumenta la resistencia a la invasión de  plagas y enfermedades.

 

3. Turba

La turba es un abono que proviene de la descomposición de los vegetales. Se trata de formaciones sedimentarias con exceso de humedad y deficientes en oxigenación

Existe turba rubia y negra. La primera es más ácida y la turba negra esta mucho más mineralizada. Se suele utilizar mezclando las dos al 50% y en ocasiones al 70% de rubia frente al 30% de negra.

4. Mantillo

Hay diferentes tipos de mantillo:

  • Mantillo de tierra: fabricados con césped de prado.
  • Mantillo sin tierra: están compuestos por turba o sustitutos,. Aportan menos nutrientes que los fabricados con tierra.
  • Mantillo para ericáceas: Poseen un pH muy bajo.

Beneficios:

  • Mejora la estructura del suelo
  • Aporta nutrientes evitando el crecimiento de malas hierbas.
  • Mantiene la humedad del sustrato.
  • Previene la compactación del sustrato
Facebooktwittergoogle_pluspinterestmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *